Además de ya estar sentenciado por una violación, Fermín Alan Morales Flores, de 25 años, podría enfrentar más cargos por ese delito, ya que la propia Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) tiene registrados otros eventos que podrían llevarlo a pasar más tiempo en la cárcel.

A principios de esta semana aceptó un procedimiento abreviado y ser juzgado con los elementos que tenía la autoridad hasta el momento, con lo que le impusieron una pena de 40 años, pero tiene antecedentes que incrementarían ese plazo.

Fermín fue detenido en enero de este año y tenía dos registros de ingreso al Cereso de Aquiles Serdán por el mismo delito de violación, por los cuales purgó solamente algunos meses de condena en los años 2012, 2014 y 2018.

Las autoridades presumen que el más reciente fue la noche del lunes 21 de enero, misma que derivó en su captura en manos de la Policía Municipal. La relatoría del MP indica que días antes de ese ataque, el 9 de enero, una joven fue abordada y amagada con un cuchillo por el sujeto, pero ella logró escapar y pedir auxilio. Seis meses antes, el 28 de julio del 2018, otra mujer no corrió con la misma suerte.

En uno de los primeros interrogatorios a los que fue sometido, Fermín Alan admitió que había cometido varias violaciones, “aunque no recuerdo cuántas”, habría expresado, según consta en un reporte elaborado en la Dirección de Seguridad Pública Municipal, elaborado por la Unidad de Análisis Preventivo.

Confesó también responsabilidad en varios asaltos con violencia, y afirmó que al momento de su detención, el 22 de enero, a las 21:25 horas, en la calle Ortíz Mena y López Mateos frente al banco BBVA Bancomer, se encontraba acechando por una nueva víctima.

Se trataba del mismo punto en el que un día antes había atacado a una mujer que junto con su hija salía del cajero. Las obligó a conducir el auto hasta otras calles, y amagándolas con un cuchillo abusó de la madre.

De manera extraoficial se supo que el 28 de julio del año pasado, es decir, apenas cuatro meses después de haber salido de una de sus condenas, habría sido el autor de la violación que ocurrió al sur de la ciudad.

Según el reporte, alrededor de las tres de la mañana una mujer pidió auxilio a la policía tras ser víctima de un ataque.

Narró que al salir del centro comercial Smart, localizado en la colonia Santa Rosa en las calles Vialidad Chepe y Fuentes Mares, un hombre joven ingresó a la fuerza a su vehículo.

Vestía playera negra, pantalón de mezclilla y lentes oscuros, y amenazó de hacerle daño con cuchillo que portaba.

Le ordenó conducir hasta la calle Esmeralda y Fuentes Mares. Ahí le exigió detener el vehículo y la obligó a desnudarse.

Después la violó. Cometido el delito la obligó a poner el auto de nuevo en marcha hasta las calles 12 y Melchor Guaspe, en donde el criminal descendió tras despojarla del celular y de mil pesos en efectivo.

El hoy condenado es originario de Chihuahua, Chihuahua y nació el 27 de diciembre de 1993.  A los 18 años entró al Cereso número 1, en Aquiles Serdán, por ese mismo delito.

Bajo la causa 2266, del expediente SSPE-1901-02381/2012, ese primer ingreso quedó registrado a las doce del día del 27 de septiembre del 2012. Según ese mismo informe Fermín permaneció en el penal durante dos años, hasta febrero el 17 de febrero del 2014, cuando fue trasladado a Estación 2 del Cereso. La fecha de salida no se establece.