Luego del operativo donde fue asesinado a balazos un migrante de origen hondureño en Saltillo, Coahuila, la Red por los Derechos la Infancia en México (Redim) demandó la atracción del caso por parte la Fiscalía General de la República (FGR) para que sea investigado y se prevenga el riesgo de alteración de evidencias por parte de las autoridades involucradas.

El organismo representado por Juan Martín Pérez García recordó que, según información de la Casa del Migrante Saltillo, la noche del 31 de julio, a kilómetro y medio de las instalaciones de este albergue agentes de seguridad del Grupo de Operaciones Especiales del Estado de Coahuila persiguieron a un grupo de personas migrantes, incluidas niñas, niños y adolescentes que habían salido del refugio.

Según los datos ofrecidos por esta casa, durante la persecución, un padre de familia originario de Honduras fue asesinado frente a su hija de ocho años.

La Redim expuso que ante estos hechos descritos y frente a las contradictorias versiones de los elementos involucrados, “nos alerta la falta de criterios y de sensibilidad de los mandos cuyas decisiones son claramente violatorias de derechos humanos”.

Así, para evitar que se alteren las evidencias por parte de las autoridades involucradas, esta organización solicitó que la FGR conozca del caso. A su vez, exigieron “un alto inmediato a la criminalización y persecución ilegal de las personas en situación de movilidad: familias, niñas, niños y adolescentes no acompañados; garantizar en el caso concreto, la protección de las personas migrantes testigos de los hechos, y reparación del daño; especialmente de la niña de ocho años, quien quedó en orfandad”.