El procurador general, William P. Barr, dijo el lunes que hubo “serias irregularidades” en la cárcel federal de Manhattan, donde Jeffrey Epstein fue encontrado muerto el sábado por la mañana, después de que aparentemente se ahorcara a sí mismo.

“Ahora nos estamos enterando que hubo serias irregularidades en esta instalación, las cuales son profundamente preocupantes y exigen una investigación exhaustiva”, dijo Barr.

La muerte de Epstein tuvo lugar solo dos semanas después de que le retiraran la vigilancia en el Centro Correccional Metropolitano en Manhattan, donde estaba recluido en espera de ser enjuiciado por cargos de tráfico sexual, según informaron las autoridades.

Barr pidió al FBI y al Inspector General del Departamento de Justicia que inicien investigaciones sobre lo que estaba sucediendo en la prisión en los días y horas previas a la muerte Epstein.

Barr y el Departamento de Justicia querrán saber por qué le fue retirada la vigilancia solo unos días después de que fuera encontrado inconsciente en su celda el mes pasado en lo que podría haber sido un intento de suicidio.

“Llegaremos al fondo de esto”, dijo Barr. “Alguien será hecho responsable”.