La ley federal le prohibió a Jody Lee Hunt poseer un arma. Pero cuando quiso comprar una, no fue difícil: encontró un vendedor en Facebook.

Hunt había pasado tiempo en prisión por secuestrar a su novia. Pero en diciembre del 2014, utilizó la pistola que encontró en línea para perpetrar una masacre Virginia Occidental. Según las autoridades, Hunt mató a su exnovia, a un dueño de un negocio rival y otras dos personas. En una nota que escribió antes de dispararse a sí mismo, dijo que quería que sus víctimas recibieran “lo que justamente se merecían”.

Millones de personas en Estados Unidos tienen prohibido poseer armas de fuego según la ley federal. Incluyendo delincuentes convictos como Hunt, así como fugitivos, personas declaradas enfermas mentales, personas que han sido dadas de baja de manera deshonrosa de las fuerzas armadas, y también abusadores domésticos y otros sujetos a órdenes restrictivas por violencia doméstica.

Una base de datos federal de verificación instantánea de antecedentes, que los vendedores de armas de fuego autorizados deben consultar, evita que estas personas lleguen a poseer un arma Este sistema ha prohibido más de tres millones de ventas desde su promulgación en 1993.

Pero las leyes federales sobre el control de las armas tienen un grave problema con las transacciones entre vendedores privados y sus compradores, las cuales no requieren una verificación de antecedentes. Por lo general, eso solía significar solo ventas en exhibiciones de armas, o mediante listados que se encontraban en anuncios clasificados. Pero eso era antes de que llegara el Internet. Ahora solo hacen falta unos cuantos clics para encontrar un arma a la venta de algún vendedor privado en el mercado en línea o a través de las redes sociales.

“La llegada del Internet cambió por completo las reglas del juego”, dijo Christian Heyne, vicepresidente de Brady, un grupo de prevención contra la violencia armada llamado en honor a James Brady, secretario de prensa de Ronald Reagan, quien quedó deshabilitado tras un intento de asesinato contra el ex presidente.

El problema de las ventas en línea se mantiene vigente, a pesar de las encuestas que muestran altos niveles de apoyo público para que todas las ventas de armas de fuego queden sujetas a una verificación de antecedentes.

Los activistas a favor del control de las armas ven la solución a este problema como la base de un plan integral para ponerle un alto a la violencia armada, mientras que el cabildo a favor de las armas y muchos republicanos siguen oponiéndose con vehemencia a que se adopten medidas que amplíen las verificaciones de antecedentes a compradores de armas de fuego.

Pero a raíz de los tiroteos masivos que dejaron 31 muertos en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, el presidente Trump y los líderes republicanos en el Congreso enfrentan nuevas presiones para respaldar medidas que tienen como fin reducir la violencia armada.