Horas después de que los Patriotas de Nueva Inglaterra le dieran la bienvenida, se dio a conocer una demanda hacia su persona por agresión sexual y violación.

Hasta el momento, los Patriots no se han pronunciado sobre estas acusaciones.

La demanda indica que en 2017, Brown mostró sus genitales a Taylor y la besó sin su permiso en junio de 2017. Un mes después, mientras veían televisión en casa de la entrenadora, el receptor se habría masturbado y eyaculado en su espalda, además de presumir este incidente en mensajes de texto incluidos en la demanda. Taylor decidió terminar la relación profesional, la cual retomaron en 2018, pero en mayo de ese año, Brown la habría violado.

"Como víctima de violación de Antonio Brown, decidir hablar ha sido una decisión increíblemente difícil", declaró Taylor. "He encontrado la fuerza para hacerlo en mi fe, mi familia y en los testimonios de otras sobrevivientes".

El abogado de Brown, Darren Heitner, emitió un comunicado negando todos los cargos y que consideran que están buscando un beneficio económico a costa de su cliente.

Sobre los cargos de violación, el comunicado señala que en 2018, Taylor y Brown habrían comenzado una relación consensuada y que 10 días después de la acusación de violación, Taylor habría vuelto a casa de Brown en la Florida, además de que estaría promoviendo la imagen de su empresa con fotos de Brown y habría solicitado boletos para partidos y otros favores al jugador.