La subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Delgado, declaró que al gobierno mexicano sí le interesa que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visite las fronteras para supervisar las condiciones en que se encuentran los migrantes.

Durante una audiencia pública en Washington, Estados Unidos, explicó que en semanas anteriores no era un momento apropiado para México, pero “queremos aceptar la sugerencia de las organizaciones civiles y de la iniciativa de la CIDH para la visita”. Desde el 13 de agosto pasado, el organismo envió al gobierno una petición formal para revisar ambas fronteras del país del 16 al 20 de septiembre; no obstante, no recibió respuesta.

Delgado aseguró que la visita servirá para hacer una agenda útil para ambas partes, con el fin de analizar la situación de los derechos humanos de migrantes y solicitantes de refugio.

Sin embargo, también solicitó que la inspección no se limite a México, sino que se extienda a los países expulsores de migrantes, como Honduras, Guatemala y El Salvador. “Es muy difícil comprender un fenómeno solo analizando la mitad de la parte que es México”, indicó.

Momentos previos a la respuesta de la delegación mexicana, el comisionado Luis Ernesto Vargas señaló que “nosotros acabamos de hacer los trabajos de visita en la frontera de Estados Unidos, nos agradaría muchísimo que podamos ir a México”.

En la audiencia ante el CIDH defensores de migrantes denunciaron el recrudecimiento de la política en los últimos meses, sobre todo en los centros de detención. Entre los casos resalta la muerte de tres personas bajo el resguardo de las autoridades y la de una niña que no recibió atención médica adecuada.

La delegación mexicana aseguró que se hacen grandes esfuerzos para acelerar la profesionalización de la Guardia Nacional y reiteró que su despliegue responde a la solicitud de apoyo del instituto de migración.