La diputada del Partido del Trabajo (PT), Deyanira Ozaeta Díaz rechazó tajantemente en tribuna todo acto de discriminación que podrían estar padeciendo alumnos del Colegio de Bachilleres debido a sus preferencias sexuales, ya que, de ser cierto, dicho acto constituye una violación a los derechos humanos y a la Carta Magna.

 

La presidenta de la Comisión de Grupos Vulnerables, recordó que el día de ayer, César Caballero, alumno egresado del plantel 3 del COBACH, denunció ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), que durante su etapa escolar sufrió discriminación a causa de su preferencia sexual de parte de compañeros y del personal administrativo, mismas que llegaron a ser tan constantes que tuvo que cambiarse de plantel 8 y que en su momento no denunció por miedo a las represalias.

 

Ozaeta Díaz, recordó que no es la primera vez que las autoridades del COBACH son señaladas por los propios estudiantes debido a actos de discriminación. En meses pasados, se les prohibió a ciertos alumnos la entrada a las instalaciones debido a una norma del Colegio que señalaba subjetivamente que los hombres deben llevar el “cabello corto”, lo cual a todas luces constituía una violación al libre desarrollo de la personalidad de los alumnos.

 

La legisladora local, indicó que el papel de las autoridades es fundamental en casos de discriminación, pues no solo les corresponde respetar, sino que es su obligación promover, proteger y garantizar que no exista. “Esto evidentemente no sucedió, César no tuvo ni contó con ese respaldo”, dijo.

 

“Hacer caso omiso ante este tipo de denuncias es olvidar o no hacer caso ante una realidad. Un Informe de la organización Letra Ese denominado: Violencia extrema. Los asesinatos de personas LGBT en México, en el periodo 2013-2018, señala que al menos 473 personas LGBT fueron asesinadas en México por motivos relacionados a la orientación sexual o la identidad y expresión de género, es decir, que en promedio fueron asesinadas 79 personas de esta comunidad al año, equivalente a 6.5 por mes. En donde Chihuahua es el segundo lugar a nivel estatal con 28 asesinatos en ese periodo de tiempo”, explicó.

 

Desde tribuna insistió en que los centros educativos deben ser espacios de respeto a los derechos humanos, así como anulada toda actitud discriminatoria por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra. Que eso no suceda, y que, al contrario, autoridades realicen o fomenten alguna discriminación, debe ser inmediatamente revisado.