Cerca de 100 obreros originarios del sur del país, fueron despedidos esta mañana por la empresa Urbemex, que los contrató para laborar en un edificio de la plaza Comercial Santa Fé.

Los afectados se manifestaron esta mañana en las inmediaciones del centro comercial, toda vez que la compañía se ha negado a pagarles el salario de dos semanas, liquidación y ley prestaciones de ley. 

Indican los inconformes que tienen dos años trabajando en la ciudad en esta construcción y ya se quedaron sin dinero para subsistir.

De hecho, ya los quieren correr del domicilio que rentan para vivir, debido a que no han podido pagar la mensualidad, por el adeudo de salario, horas extra y liquidación que la constructora se niega a pagarles.

Además solicitan a la empresa les facilite el transporte para llegar a los estados de donde son originarios. Por lo pronto han logrado subsistir en la ciudad con dinero prestado.