Clara Torres, ex directora de Estancias Infantiles, acusó que el gobierno federal canceló el programa porque vio una amenaza política en su funcionamiento y lamentó que —pese a fallos judiciales— la Secretaría del Bienestar haya optado por desacatarlas.

“Lo único que teníamos documentado era 1.5 por ciento de irregularidades en estancias, era el programa mejor evaluado. Eso fue una mentira para disfrazar que lo veían como una amenaza política para la 4T y se llevaron entre las patas a 329 mil niños”.

Entrevistada por Carlos Marín en El asalto a la razón, denunció que la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, fue quien le dijo que, a través de René Bejarano, se analizó la estructura territorial de 9 mil 500 “líderes”, quienes manejaban estancias en 2 mil 500 municipios y que además no eran afines al gobierno federal.

“Me dijo: ‘no son afines a nosotros, porque protestan y le gritan al Presidente; esto ya no lo vamos a tratar como política pública, sino como amenaza política, por eso vamos a cancelar el programa’; por eso fui la más sorprendida cuando salieron con el cuento de 10 mil niños fantasmas y la corrupción”, relató sobre la plática con Montiel el 5 de febrero.

Desde su natal Ciudad Juárez, Chihuahua, comenzó su activismo a favor de estos espacios; en la entidad logró abrir más de 200 estancias infantiles, que fueron un contrapeso para el maltrato infantil: “No puedes ser una buena persona si te maltrataron de niño”.

Acusó que la falta de respeto al estado de derecho es lo más grave, pues pese a que hay diversas suspensiones, el gobierno federal está en desacato. 

MILENIO