Después de recorrer, entre consignas de justicia y reclamos, los pasillos de la FIL, el grupo se instaló en la explanada de Expo Guadalajara para romper y luego quemar ejemplares de “Psico-Terapia Pastoral” de Juan Manuel Rodríguez y Misael Ramírez, un texto que aborda “teorías de conversión para homosexuales”, relató una joven. “El libro está en contra de la diversidad de género y aparte la editorial promueve el derecho al aborto”, afirmaron.

Minutos antes, cerca de 200 mujeres entraron al recinto y, en las inmediaciones del Área internacional, realizaron el performance “Un violador en tu camino” del colectivo chileno Las Tesis. 

Las mujeres se agruparon y comenzaron a recorrer varios pasillos de la Feria, el recinto se convirtió en una marea verde entre pañuelos y gritos en contra del acoso. Las actividades de la FIL continuaron con normalidad, el público seguía metido en la dinámica de la Venta Nocturna, que hoy se llevó a cabo, y sólo cuando se topaban con este grupo se hacían a un lado para dejarlas pasar.

Por más de una hora, las feministas irrumpieron la Fil pero su voz se hizo eco entre algunos visitantes y hasta una minoría del staff de la Feria que, por momentos, se unieron a las consignas. Medios internacionales y nacionales cubrieron el performance.

El extenso grupo sólo se detuvo en el stand de la Universidad de Guanajuato, donde reclamaron al rector de la Universidad de Guadalajara el acoso que sufren las jóvenes por parte de alumnos y profesores. Al finalizar la movilización, algunos les hicieron notar a las feministas que se equivocaron de stand, a lo que ellas respondieron que “no es así, lo hicimos en apoyo a una compañera que fue víctima en Guanajuato”.

Organizadores de la FIL iban liberando el paso para que el grupo avanzará por los pasillos. Con sus manos hicieron un cordón de seguridad para evitar que ajenos entraran a la movilización femenina.

Durante la quema de libros volvieron a invocar “El violador eres tú”, así como otras lemas: “Me cuidan mis amigas, el Estado no me cuida”; “Señor, señora no sea indiferente se mata a mujeres en la cara de la gente”; “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”, se escuchó al unísono. 

“Manifestarnos aquí es la mejor oportunidad que tenemos para ser escuchadas, después de tantas críticas que han hecho a nuestro movimiento. Es una manera de proyectar lo que queremos cambiar”, señaló Daniela.