Live Baby Live tendrá su estreno en México el próximo 9 de diciembre en 56 pantallas nacionales, dando así a los fanáticos de INXS la oportunidad de vivir –o revivir- el legendario concierto de julio de 1991.

Farriss reconoce aquella noche del verano del 91, INXS convirtió el emblemático estadio londinense en el pub más grande del mundo. Frente a 74 mil personas que abarrotaron el lugar INXS hacía la promoción de su primer disco en vivo Live Baby Live, que saldría unos meses después, de la misma forma que lo hubieran hecho si la gira hubiera sido en los bares australianos.

“Estábamos promocionando el disco como lo hubiéramos hecho en un bar de Australia, tocábamos de una manera muy fresca las canciones y en verdad las estábamos disfrutando muchísimo, éramos nosotros haciendo lo que siempre habíamos hecho, aunque por ser Wembley podíamos haber tenido un poco más de organización”, dijo Farriss entre risas.

“Somos amigos y familia, lo éramos y lo seguimos siendo, y eso nos daba la libertad de poder hacer cosas que seguramente no haríamos con ninguna otra banda, no teníamos miedo de hacer nada frente a nosotros, así que sí, había muchos chistes locales que nadie más entendía y una de las cosas que nos dio eso es que de jóvenes fuimos aprendiendo juntos lo que terminamos haciendo: Michael a ser extrovertido y cantar o Kirk a tocar el saxofón”, agregó.

En 1986 INXS se convirtió en uno de los actos de soporte de la gira Magic Tour de Queen, y fue en esos años que los australianos alcanzaron la proyección internacional, sin embargo, fue la experiencia de pasar tiempo con los británicos lo que los marcó a nivel profesional dejándoles el mayor aprendizaje que pudieron adquirir, ser siempre ellos.

“Pienso que durante la gira que hicimos con Queen fue cuando más cosas nos lanzaron al escenario”, recuerda Farriss.

“Una de las cosas que más nos impresionaba era ver que eran como nosotros cuando salíamos a cenar, eran amigos que salían tal cual lo hacíamos nosotros.