El ‘Homo erectus’ fue la primera especie de humano en caminar erguida. Por mucho tiempo se creyó que había desaparecido hace 400 mil años, pero investigadores estadounidenses, australianos e indonesios descubrieron que su último refugio fue una isla de Indonesia.


En específico, este antepasado directo de los humanos habitó un lugar llamado Ngandong, en la isla de Java, hace poco más de 100 mil años, indica el estudio publicado en la revista Nature.


En 1931 se encontró en ese lugar el yacimiento más numeroso de fósiles de esta especie, pero había un debate sobre su edad. Ahora se sabe que los últimos individuos habitaron Java entre 108 mil y 117 mil años atrás.


Hasta seis especies humanas distintas habitaron Ngandong


Para llegar a esta conclusión, los expertos internacionales analizaron todo el yacimiento, incluyendo los 12 trozos de cráneo de 'Homo erectus' y dos tibias, la tierra alrededor de ellos y 867 fósiles de animales.


Los resultados determinaron que hasta seis especies humanas distintas habitaban la misma región al mismo tiempo. Además de los ‘homo erectus’, habia luzonensis, floresiensis, neandertales, denisovanos y claro, homo sapiens.


Russell Ciochon, profesor del Departamento de Antropología de Iowa y coautor del estudio, reconoció que los datos no les permiten establecer la fecha exacta en que el ‘Homo erectus’ se extinguió, pero al menos lograron datar última vez que apareció.


"Este yacimiento es la última aparición conocida de 'Homo erectus' encontrada en cualquier parte del mundo”.

Russell Ciochon, coautor del estudio.


¿Por qué el ‘Homo erectus’ decidió establecerse en Ngandong?


El equipo de investigación presentó 52 estimaciones de la nueva edad para la evidencia científica de Ngandong. También, determinó cuándo las montañas al sur de la región se levantaron. 


Investigaciones previas demostraron que la conducta errante del ‘Homo erectus’ lo llevó a dispersarse por África, para después llegar a Asia, donde se ubica Ngandong, hace 1,6 millones de años aproximadamente.


Aunque la especie continuó aventurándose a otras islas, varios grupos decidieron convertir a Ngandong en su casa, debido a que se encontraba en una zona de pastizales, ambiente similar al que los protegía en África. 


Además, las plantas comestibles y los animales eran abundantes. 


Un cambio de clima provocó la desaparición del ‘Homo erectus’


Todo era ideal para la vida del ‘Homo erectus’ en el lugar, hasta hace unos 130.000 años, cuando el clima se transformó.


“La fauna cambió de campo abierto y pastizales a una selva tropical, que se extiende hacia el sur (desde la Malasia de hoy)”.

Russell Ciochon, coautor del estudio.


El estudio comprobó que la especie desapareció porque no logró adaptarse a las nuevas plantas y animales que ofrecía su entorno.