Una de las armas que usó el estudiante de sexto grado para perpetrar el tiroteo dentro del Colegio Cervantes, en Torreón, es de uso exclusivo del Ejército, ya que su calibre es superior a los que son permitidos para portación civil de acuerdo a lo estipulado en la ley.


De acuerdo a lo asentado en el Artículo 11 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, aquellas armas y municiones cuyo calibre sea mayor al .38 Especial, están prohibidas para la utilización de civiles, tal es el caso de la calibre .40 que fue usada por el menor de edad en el ataque del pasado viernes 10 de enero.


La información que han ofrecido las autoridades del estado de Coahuila alrededor del tiroteo en el que perdieron la vida el atacante y una maestra del centro educativo, destaca que el alumno de 11 años de edad, usó un par de armas, la de calibre .40 y una más de calibre .22.


Este lunes 13, el titular de la Fiscalía General del Estado, Gerardo Márquez ofreció una conferencia de prensa en la que dio a conocer que las indagatorias apuntan a que ambas armas, pertenecerían al abuelo del niño, ya que confirmó que el menor las consiguió en su propio domicilio.


“Por los indicios que se tienen, se estima que son propiedad del abuelo. Se encontraban en la casa (…) y de alguna forma, por algún motivo, se dejaron al alcance del menor. El ámbito familiar que vivió (el estudiante) trajo como consecuencia lo que hizo”

Gerardo Márquez


De la misma forma, Márquez apuntó que ninguna de ellas contaban con los permisos adecuados para ser portadas y usadas, por lo cual al concluir la integración de la carpeta de investigación del caso, se determinará si existe alguna responsabilidad por parte del abuelo.

Las pruebas periciales recabadas en el lugar del ataque, refieren que el estudiante disparó en 9 ocasiones, 8 impactos de los cuales los realizó con el arma de uso exclusivo del Ejército.