Una persecución y balacera entre sicarios y policías dejó al menos dos agentes de la policía federal muertos.

Los hechos ocurrieron sobre la carretera a Aldama, luego sobre la rúa a Ojinaga, en donde a la altura del Placer de Guadalupe se dio el enfrentamiento.

Elementos de todas las corporaciones de seguridad acudieron al llamado de auxilio.

No hay reporte oficial hasta el momento.

De manera extraoficial se sabe que un ciudadano pasó por el lugar y vio que estaba tirado sobre la carretera un policía federal.

La unidad del agente se hallaba atravesada con las luces prendidas y el cuerpo del policía tenía la cabeza deforme.

El hecho fue ubicado por la autopista de cuota rumbo a Ojinaga.

Había mucha sangre en la escena, según se reportó.

Ayer, al menos cinco camionetas de la policía federal colocaron un retén sobre la mencionada carretera, en el cual revisaban a todos los vehículos que transitaban de Ojinaga a Aldama.