Luego de un operativo implementado por la Guardia Nacional, fue ubicada una Ford F-150 color negra de doble cabina en unas brechas entre la carretera Ojinaga y Chihuahua. 


Los dos agentes fallecidos, fueron agredidos por parte de sujetos armados cuando realizaban tareas de vigilancia en la carretera Chihuahua- Ojinaga. 


Un fuerte operativo se desplegó al respecto para intentar dar con los responsables de este hecho, mismo en el que también fue utilizado un helicóptero. 


La Guardia Nacional lamentó el fallecimiento de los agentes que fueron identificados como Alejandro Cazarín y Mónico Loyda.