Una mujer de 22 años llamada Rachel Henry confesó haber asesinado a sus tres hijos dentro de su hogar.


La policía encontró los cuerpos de los tres menores dentro de una vivienda ubicada al sur de Phoenix, Arizona. Se cree que la muerte fue por asfixia.


Los acontecimientos tuvieron lugar el pasado 20 de enero alrededor de las 19:30 horas.


Rachel llamó al 911 para reportar un incidente doméstico y después los agentes de policía confirmaron que los niños se encontraban sin vida cuando llegaron al lugar.


Los hermanitos de tres y dos años estaban junto a una menor de siete meses dentro de su domicilio. Sus padres y otro familiar esperaban a la policía.


Minutos más tarde, Rachel confesó su asesinato y fue arrestada.  La policía informó por su cuenta de Facebook el deceso de los menores y mencionó que Henry enfrentará un cargo por asesinato en primer grado.