La ahora sentenciada fue detenida en flagrancia por el delito de Inhumación de Cadáveres, luego de que se registró un folio al 9-1-1, en donde reportaban una persona sin vida en el interior de una vivienda de la colonia Zaragoza.

Los hechos se registraron el 03 de marzo en la calle Leona Vicario y Pitayo, en donde las investigaciones arrojaron que Nava Matías espió los mensajes de texto del teléfono celular de su pareja cuando él dormía y se percató que la engañaba con otra persona, por lo que tomó un cuchillo lesionándolo en el tórax.

El agente del Ministerio Público abrió la carpeta de investigación y recabó el material probatorio del caso, evidencias que sirvieron para que el juzgador después de analizarlas emitiera el fallo condenatorio, asimismo, la pena privativa de la libertad y compurgar su sentencia en el Cereso Femenil.