El pasado fin de semana murió Don Roberto Torres también conocido como Don Goyo, el guardián del volcán Popocatépetl. Tenía 72 años.


Durante más de 20 años, Don Goyo se encargó de proteger las áreas que rodean al Popocatépetl y de colaborar con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED).


Desde el municipio de Atlixco, en Puebla, Don Roberto también combatía los incendios forestales, cuidaba del monte y apoyaba de forma activa a las labores de búsqueda y rescate de personas extraviadas.


En la madrugada del 14 de febrero murió en el Hospital Militar de la Ciudad de México donde sus hijos lo tenían asegurado. Su cuerpo fue trasladado a su localidad natal en San Pedro Benito Juárez muy cerca de su tan amado volcán.


A través de sus redes sociales, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta ofreció condolencias por la muerte del guardían al igual que los miembros de Protección Civil Estatal.


Don Goyo se desempeñó como auxiliar de la Dirección de esta dependencia desde que el volcán registró una fuerte actividad en 1994.

En la comunidad de San Pedro Benito Juárez era admirado y querido por los habitantes quienes durante esta semana han rendido un homenaje a su recuerdo.