La obesidad se considera un factor de riesgo importante ante la enfermedad COVID-19 causada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), de acuerdo a un estudio realizado por especialistas de Reino Unido, en el se indicó que casi dos tercios de la población que enferma por coronavirus en ese país son obesos. 


La investigación deriva del análisis realizado por el National Center for Intensive Care Audit and Research (ICNARC) realiazado a todos los pacientes que ingresaban en estado crítico. Se encontró que las personas obesas corren gran riesgo de complicaciones graves por COVID-19.  


Esto se debe a que el sistema inmune de las personas obesas está constantemente esforzándose en proteger y reparar el daño que el exceso de grasa corporal a causa de la inflmación de las células. Esto hace que use gran parte de su energía en contener la iflamación y queden pocos recursos para hacer frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y a la enfermedad COVID-19 que origina su presencia en el sistema. 


La obesidad en México


La obesidad es una enfermedad crónica que aparece cuando existe un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo. Actúa como un agente que acentúa y agrava a corto plazo patologías graves como la diabetes, hipertensión, complicaciones cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer, indica la Secretaría de Salud. 


En México siete de cada diez adultos, cuatro de cada diez adolescentes y uno de cada tres niños presentan sobrepeso u obesidad, por lo que se considera un grave problema de salud pública.