El martes 24 de marzo el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó decreto que entró en vigor ese mismo día, donde ordena:


“Suspender temporalmente las actividades de los sectores público, social y privado que involucren la concentración física, tránsito o desplazamiento de personas a partir de la entrada en vigor de este Acuerdo [24 de marzo] y hasta el 19 de abril del 2020”.


En resumen, con el decreto prohíben las reuniones o eventos de más de 100 personas; las actividades de ocio; y también las actividades privadas que no sean trabajo necesario.


Además, las empresas y autoridades deben evitar que asistan a los centros de trabajos o espacios públicos y demás lugares concursos personas de más de 65 años de edad, personas con riesgo a desarrollar una enfermedad, embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, niños de 5 años, personas con discapacidad, gente con enfermedades crónicas o con algún padecimiento que afecte el sistema inmunológico.

En el sector privado “continuarán laborando las empresas, negocios, establecimientos mercantiles y todos aquéllos que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia”.


Señaló como lugares necesarios: hospitales, clínicas, farmacias, laboratorios, servicios médicos, financieros, telecomunicaciones, y medios de información, servicios hoteleros y de restaurantes, gasolineras, mercados, supermercados, misceláneas, servicios de transportes y distribución de gas, siempre y cuando no correspondan a espacios cerrados con aglomeraciones”. 


También suspende el decreto las actividades escolares en todos los niveles desde el 17 de abril hasta el 2020.

El decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación ya está activo, a propuesta del secretario de Salud federal, Jorge Carlos Alcocer Varela.


Señala el decreto que seguirá las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, así como las medidas que anuncie la Secretaría de Salud para esta contingencia.