¡Ay con esa Ana de la Regadera! Entre que le entra duro a la mota, hace ojitos a las niñas y nos la batean por ser residente del cuarto piso, es decir, ya pegarle al cuarentón, pues no da una en una sociedad mocha, que se sigue espantando por situaciones que en este 2020 se ven en cualquier rincón del mundo. 

Y detrás de esa mujer está la veracruzana Ana de la Reguera, quien tomó una llamada para platicar con Excélsior de sus intenciones detrás de la comedia Ana, que estrena el próximo 20 de abril a través de Comedy Central y un día después por Amazon Prime Video para Latinoamérica.

Hemos avanzado en tecnología y ciencia, pero queremos seguir viviendo una vida de hace dos mil años o más”, se sincera desde su casa en Los Ángeles, “porque la gente tiene que casarse, tener una familia y pareciera que todos debemos hacer lo mismo porque así lo dicta la sociedad. Me parece que seguimos en pañales, en Latinoamérica, en cómo abordamos los sentimientos, la sexualidad y nuestros intereses”, agrega.

 

Ana se descosió durante 25 minutos, tiempo relativo para explicar todas aquellas inquietudes y preguntas que se formuló hace seis años que comenzó a escribir esta serie, llena de humor, realismo, autorreferencias, feminismo, homosexualidad y todo aquello que supone un prejuicio para lo moral y éticamente correcto.

Un ejemplo es Choc, el personaje inspirado en la esposa de su hermana Ali Gua Gua, la que fuera lira de las nunca olvidadas y siempre recordadas Ultrasónicas, ella imparte las particulares clases de eyaculación en mujeres, es investigadora y ha publicado varios libros sobre la sexualidad femenina.

Evidentemente el feminismo está en cualquier minuto del show.

Hicimos un póster donde me disfrazo con una botarga de vagina, pero la gente pensaba que era un aguacate rosado, no entendía qué era o pensaba que era feo y vulgar, es decir, si yo traigo eso es vulgar, pero ¿que puedas ver a una mujer completamente sexualizada por los hombres no lo es?”, añade.

 

 

A lo largo de los capítulos de la historia, creada para tres temporadas, aunque depende del éxito de la primera su continuación, Ana construye su personaje con base en referencias familiares y ficción, lo que supone un riesgo porque sabe que la gente se va a preguntar si está saliendo del clóset.

Pero la única intención es hacer sentir acompañada a la gente, sin ser juzgada, que sienta una experiencia a partir de su propio ser para poder dejarse ir, sin prejuicios y mucho más abiertos”, redondea.

Ana incluyó a Ali a fuerza. No quería salir, como siempre, ella quería tener peso en la música, que sí lo hizo y se nota, pero al final se animó y hasta fueron a grabar a La Cañita, su restaurante y oasis para todos, en la colonia Doctores.

Una persona que influye mucho en la vida de la actriz de 42 años, símbolo de rebeldía, actitud y antisistema.

 

Ali es Ali porque mi mamá es lo opuesto, ella se rebeló por lo que vivió en casa, que era una mujer con una personalidad arrolladora, pero toda su profesión es hacia la belleza, las apariencias, el qué dirán, el maquillaje y todo lo que mi hermana está en contra.

Yo crecí con toda esta influencia de mi mamá, porque, como no pudo hacerlo con mi hermana, yo tuve toda esa presión y me gustaba, pero crecer entre ellas dos fue muy bonito porque, hasta la fecha, veo un lado y otro de la historia, yo tengo esas dos personalidades en mi vida”, detalla.

Una hindú, ¿más latina?

La parte de la edad ha sido tema también para muchas mujeres. “A los cuarenta te vuelves invisible”, dicen por ahí. Bueno, a la pobre Regadera, en la serie, le bajan un papel en Hollywood por los años. Una influencer le hace la mala obra.

Se le cuestiona a Ana si eso le ha sucedido en su paso por Hollywood, que más adelante profundiza por el tremendo 2019 que vivió junto a Zack Snyder y en la nueva entrega de La Purga.

El papel no me lo quitó una influencer, fue una hindú. Durante los cinco años ella me lo quitaba porque ¡ella parecía más latina que yo!”, comparte sobre su paso en Estados Unidos.

 

Ahora, las cosas han cambiado. Bueno, más o menos. Para participar como protagonista de Army of the Dead, la nueva sátira de zombis y, curiosamente, de cuarentena de Snyder, ella tuvo que adelantar dos semanas y apresurar la grabación de su serie o perdía la oportunidad. Ana dice que estaban por aplicársela como a la pobre Ana de la Regadera, pero al final todo salió bien.

Lo mismo para la próxima entrega de La Purga, a cargo del mexicano Everardo Gout, conocido por Días de Gracia, un par de entregas que pusieron a Ana en un género totalmente splatter y de mucho horror.

Sí hay algunos miedos así como: ‘chin, ya voy a cumplir cuarenta y a lo mejor no he hecho muchas cosas que yo decidí o le he invertido mucho tiempo a Estados Unidos y te empiezan a comer el mandado en México cuando ya no estás tan vigente’, esos miedos los tengo y los tuve”, se sincera.

 

EL COVID-19 LE JUEGA EN CONTRA

 

La pandemia le ha afectado al grado de que el filme, tipo musical, en el que participó, El rey de todo el mundo, sufrirá porque estaba programado para su corrida en festivales.

Además, tuvo dos conversaciones para películas en Estados Unidos que ya están completamente suspendidas, pero se reservó los nombres.

Pero ya tenía proyectos para México y Latinoamérica, están es fase de desarrollo, y estamos en momento de lograrlo porque en uno tenemos que adaptar un guion y en el otro escribirlo. Sería para finales del año y principios del 2021, espero que no se vean afectados”, comenta.