LONDRES. Europa debe prepararse para una segunda ola del nuevo coronavirus, advirtió la directora del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, después de que varios países iniciaran el proceso de desconfinamiento.

La cuestión no es saber si habrá una nueva ola de contagios, sino "cuándo" tendrá lugar y "cuál será su alcance", afirmó Andrea Ammon en una entrevista con el diario británico The Guardian.

"El virus está a nuestro alrededor, circulando mucho más que en enero y en febrero", añadió, y subrayó que las cifras de inmunidad de la población no son alentadoras: "entre el 85% y el 90%" siguen expuestos a la Covid-19.

"No quiero dibujar una imagen catastrófica pero creo que tenemos que ser realistas. No es el momento, ahora, de relajarse completamente", agregó, y recordó que, al principio de la epidemia, los gobiernos "subestimaron" la velocidad a la que se propaga el virus.

Europa es el continente más afectado, con casi 2 millones de casos, 170 mil de los cuales, mortales, sobre todo en el Reino Unido, Italia, Francia y España, según un recuento oficial. En total, en el mundo se produjeron más de cinco millones de casos, incluyendo 328 mil decesos.

El Centro de Prevención, una agencia de la Unión Europea que asesora a las autoridades sobre el control de enfermedades infecciosas, indicó a principios de mayo que "la ola inicial de transmisión pasó su pico", mientras que se registraba un descenso de nuevos casos en la mayoría de países de la UE.

Muchos países europeos empezaron a suavizar las restricciones impuestas por el confinamiento. Según Ammon, la segunda ola no tiene por qué ser necesariamente desastrosa si la gente continúa respetando las reglas de distanciamiento.

Tras el anuncio de los cinco millones de casos del nuevo coronavirus registrados oficialmente en el mundo, un 70% de ellos están en en Europa y Estados Unidos.

El número de casos diagnosticados refleja solo una parte de la realidad ya que muchos países solo efectúan pruebas a los enfermos más graves.

Según datos de fuentes oficiales, el número de casos del coronavirus en el mundo se ha multiplicado por dos en un mes, con una aceleración impresionante de los contagios en América Latina y el Caribe.