Las indagatorias a cargo de agentes del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Robo, demostraron el ahora sentenciado amagó con un arma de fuego a una menor y la desapoderó de su teléfono celular.

 

Tras analizar lo expuesto por la representación social, un Juez resolvió dictar una sentencia condenatoria de dos años de prisión en contra de José Luis Aragón Solís.