El despacho del abogado Ricardo Antonio Sánchez Reyes Retana, quien ha llevado la defensa jurídica y de los bienes asegurados del exgobernador César Duarte en los últimos tres años, no ha emitido algún pronunciamiento sobre cuál será la estrategia para defender a su cliente en los Estados Unidos.

El Diario intentó comunicarse ayer vía telefónica con el litigante a través de su despacho ubicado en la Ciudad de México, sin éxito hasta antes del cierre de esta edición.

En un artículo publicado en la capital del país titulado “Los Abogados del Poder”, Sánchez Reyes Retana calificó al exmandatario de Chihuahua como “un gran amigo” suyo y víctima del sistema judicial que permite las imputaciones por testimonios “privilegiados”.

Para el abogado, el actual sistema judicial mexicano permitió que los verdaderos responsables incriminaran a su cliente, pues se valieron de la figura de testigos privilegiados para evadirse de consecuencias penales.

Una de las personas que incriminó a Duarte en calidad de testigo fue el exsecretario de Finanzas del PRI, Pedro Mauli Romero Chávez, a quien la Fiscalía General del Estado detuvo en 2017 por el desvío de 63 millones de pesos.

Estas situaciones evitan que se haga justicia, dijo Sánchez Reyes Retana.

“Hay pruebas de que yo me enriquecí y para que no me tuerza la ley voy y digo que tú, como eras mi superior jerárquico, fuiste el que me dijo que delinquiera. Entonces yo me quedo con mi patrimonio, con lo robado, y a ti, que eras mi superior, te hundo en la cárcel con todas las consecuencias de mis actos”, ejemplificó.

El abogado se dijo orgulloso de tener la amistad de la familia Duarte Jáquez y aseguró que hará todo lo que esté a su alcance para exonerar al exgobernador y para demostrar que sus acusadores son los verdaderos responsables del desvío millonario.