El diputado federal por Chihuahua, Mario Mata Carrasco, advirtió que de continuar el mismo ritmo de extracción, en dos semanas ya no habrá agua para el ciclo de riesgo, es por ello que de nuevo -a través de una manifestación pacífica-, realizan un llamado al gobierno federal y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para que se cierren las válvulas de la presa Luis. L. León.

El legislador criticó que a pesar de haberse ganado un amparo, “Conagua y el Ejecutivo federal están en desacato; no respetan la ley”.

En este sentido, recordó que se ganó un amparo del ejido Maclovio Herrera, “donde la Conagua no puede llevarse el agua para el tratado hasta que no esté seguro el abastecimiento para los cultivos que son 8 mil hectáreas”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Usuarios de Ruego del Estado de Chihuahua (AURECH), Salvador Alcántar, dio a conocer que ellos, así como los agricultores del distrito 090, conformaron una protesta pacífica en las inmediaciones del puente a Presidio, Texas.

En la protesta se tuvo la presencia de la sociedad civil organizada, y se realizó sin ningún interés político, simplemente fue un “llamado desesperado” a Conagua y al gobierno federal para que el agua que queda sea exclusivamente para el Distrito de Riego 090.

Dicha manifestación ciudadana tuvo por objetivo defender el agua del Distrito 090: Ojinaga, Coyame, Aldama y Manuel Benavides.

“Vamos a tener una manifestación aquí en una explanada del puente, va a ser una manifestación pacífica con el fin de demostrar nuestra inconformidad con lo que está pasando con el agua”.

El Ing. Alcántar indicó que para el siguiente fin de semana, se van a reunir con la misma finalidad en Camargo, y luego en Delicias, buscando una solución pacífica, con el fin de que no sigan sacando el agua.

Fue este sábado por la tarde-noche cuando cientos de personas, portando velas, se reunieron en el puente internacional de Ojinaga para pedir que se detenga la extracción de la presa Luis L. León o El Granero.

Se resaltó que de seguir la misma situación, esto acarreará consecuencias graves tanto para los productores como para la presa que puede tener daños irreversibles.

EL HERALDO DE CHIHUAHUA