CHIHUAHUA. El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, sentenció que las investigaciones en contra de la presidenta municipal de Chihuahua, María Eugenia Campos, llegarán hasta donde “topen”, ya que aclaró que él no es el responsable de las conductas que tuvieron en el pasado ni de cuidar las aspiraciones de persona o partido.

Corral Jurado reveló que dentro de la red de corrupción creada por el exgobernador César Horacio N están la actual alcaldesa de Chihuahua, y dijo que no habrá criterios selectivos en los actos de corrupción del estado y que no mantiene acuerdos o arreglos con ninguna persona, por lo que no le importa si dentro de esa red de corrupción existen líderes sociales, empresariales o incluso miembros del Partido Acción Nacional (PAN).

“Cada quien debe hacerse cargo de las consecuencias de su propio actuar; recibían dinero de la nómina secreta, no era ningún complemento de apoyo legislativo ni tampoco formaba parte de algún apoyo social, era una protección que se creó Duarte, y hasta este círculo le decían jefe”, aseguró.

Javier Corral comentó que todos los casos, incluido el conocido como la “nómina secreta” en el que se integra a Maru Capos, se fue tejiendo una red de “protección” para el exmandatario con aliados estratégicos.