A su paso por el norte del país, Hanna dejó múltiples daños en casas, hospitales y cuatro desaparecidos.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) Hanna se degradó durante el día de tormenta a depresión tropical, e incluso por la noche fue declarada como “baja presión remanente”.

Autoridades de Nuevo León y Tamulipas, los estados más afectados, reportaron cuatro personas desaparecidas, inundaciones, cierre de carreteras, interrupción del servicio eléctrico, así como caídas de postes y árboles.

Debido a ello, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, anunció que por los estragos de Hanna quedarán suspendidas las actividades de las empresas esenciales “que actualmente estén activadas por el covid-19” y tampoco estará en operación el transporte público.

La Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) dio a conocer que fueron reportadas cuatro personas en calidad de desaparecidas: una en Nuevo León (Topo Chico) y tres en Tamaulipas (Reynosa); asimismo, hay 22 personas alojadas en dos albergues tamaulipecos.

Señaló que en Nuevo León hubo 27 reportes por corto circuito; 14 caídas de postes y bardas; 20 árboles caídos o por caer; tres reportes de inundación; 27 reportes de accidentes viales; un cierre carretero parcial y uno total.

En Ciudad Reynosa, Tamaulipas, hay 21 colonias inundadas; viviendas afectadas por penetración de agua; el Hospital Materno Infantil anegado; dos desbordamientos; cortes de energía eléctrica y falta de bombeo de agua potable.