Durante el desarrollo del juicio, el agente del Ministerio Público demostró que el 13 de julio del año 2019, el ahora sentenciado en compañía de diversas personas amarraron a la víctima, la agredieron físicamente y golpearon con un martillo hasta darlo por muerto y dejarlo abandonado.

 

Al escuchar los gritos y golpes, vecinos que se encontraban alrededor del domicilio donde ocurrieron los hechos, llamaron al número de emergencias donde autoridades municipales y paramédicos le brindaron atención médica a la víctima.

 

Las indagatorias efectuadas por agentes del Ministerio Público, Analistas, Peritos y Policías Investigadores permitieron encontrar elementos de prueba contundentes sobre la responsabilidad de Guzmán Pérez, quien fue detenido el 16 de julio del 2019, mediante una orden de aprehensión.

 

Tras analizar lo expuesto por la representación social el Juez de la causa resolvió condenar a Javier Lorenzo Guzmán Pérez con una sentencia de ocho años, cuatro meses de prisión.