El caso de las hermanas Khachaturyan, las tres jóvenes que asesinaron a su padre en julio de 2018 tras padecer años de abusos psicológicos y sexuales, comienza este viernes en Moscú, Rusia, tras una larga investigación para aclarar los hechos y todavía envuelto en la polémica, como informa hoy la CNN.

 

Las Khachaturyan tomaron la decisión de matar a su padre hace dos años, cuando acababa de regresar a casa tras pasar un tiempo en el psiquiátrico y había decidido celebrar su vuelta a casa con una nueva agresión. Con un cuchillo, las jóvenes le apuñalaron mientras estaba dormido. Horas más tarde, la Policía encontró su cadáver en las escalares del bloque de pisos donde vivían.

Las jóvenes, que en el momento del crimen tenían 19, 18 y 17 años, no tardaron en ser detenidas.

 

Sufrimiento psicológico

El verano pasado, las hermanas fueron acusadas de asesinato premeditado, lo que despertó reacciones airadas en Rusia, donde varios movimientos de activistas exigieron que se tuvieran en cuenta las causas profundas por las que las jóvenes, que padecían estrés postraumático y otros desórdenes mentales como consecuencia de años de abusos, decidieron acabar con la vida de su progenitor.

Por ejemplo, Anna Rivina, directora de una organización contra la violencia doméstica en Moscú, afirmó: «Las hermanas solo tenían una opción: defenderse o morir».