La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informó que, en los últimos cinco meses, el Covid-19 se colocó como la enfermedad más cara para las aseguradoras, superando otros padecimientos como enfermedades respiratorias agudas, insuficiencia renal, VIH, diabetes mellitus, entre otras.

Edgar Karam, vicepresidente de la asociación, informó que el costo promedio del siniestro por Covid-19 es de 429,615 pesos, con lo que duplica el costo de la atención por VIH, que es de 209,610 pesos, y supera el tratamiento de las enfermedades respiratorias agudas, que en promedio cuestan 365,821 pesos.

Lo anterior, detalló, se debe a que la atención por este nuevo virus es diferente y se necesita de una mayor especialización y cuidado de los médicos, así como tratamientos en el rubro de cuidados intensivos.

“En todas las enfermedades, el personal médico está equipado de manera distinta. Cuando se atiende un tumor o infarto, los médicos están vestidos de manera normal, mientras que en la atención del Covid-19 los médicos están altamente equipados. También, en el Covid-19 hay muchos ingresos a terapia intensiva y los costos se duplican respecto a la hospitalización, mientras que otras enfermedades podrían no tener internamiento en esta unidad”, indicó Edgar Karam, vicepresidente de la AMIS, en videoconferencia.

Por ello, el Covid-19 se ha vuelto una enfermedad cara, aunque puede ser de menor duración en comparación con una diabetes. “Con el tiempo, la diabetes o la insuficiencia renal podrían ser más costosas por la duración”.

En este sentido, la duración promedio de la enfermedad que causa el SARS-CoV-2 es de dos semanas; sin embargo, en algunos casos la enfermedad se ha extendido por más de siete semanas.

La AMIS detalló que el costo de atención varía dependiendo los tipos de cuidado que se requieran, es decir, el costo promedio de pacientes ambulatorios es de 15,613 pesos, cifra que se eleva en caso de atención hospitalaria, donde se promedian 380,671 pesos.

En el caso del ingreso a cuidados intensivos, el costo promedio alcanza 907,997 pesos y, en el caso de intubados que no han ingresado a cuidados intensivos, el precio supera los 4.5 millones de pesos.

José Barreiro Páez, titular de Gastos Médicos y Salud de la AMIS, explicó que, sobre los casos intubados, son cuatro los asegurados que se tienen registrados y que no han entrado a la unidad de cuidados intensivos. El último caso que se agregó fue uno en Monterrey de 15.4 millones de pesos, el más caro hasta el momento.

Si bien el Covid-19 ya se colocó como la enfermedad más costosa para las aseguradoras, aún no entra al top 10 de siniestros más costosos, en donde el primer lugar lo tiene el huracán Wilma, del 2005, por el cual se pagaron 2,290 millones de dólares.

Hasta el momento, por el Covid-19 se han pagado 202 millones de dólares, con lo que se posiciona en el lugar número 15. De acuerdo con una estimación de la AMIS, al cierre de este año se pagarían 300 millones, con lo cual se posicionaría en el top 10 de siniestros más costosos.


El gremio asegurador informó que, al corte del 10 de agosto, se han registrado 6,641 casos de usuarios del seguro de gastos médicos mayores que han dado positivo a Covid-19. Por estos casos, se han reclamado 2,804 millones de pesos por la atención que han recibido, de los cuales ya se han pagado 62 por ciento.

En la Ciudad de México, Estado de México, y Nuevo León  se han concentrado 56% de estos casos, mientras que 49% han ocurrido en personas entre los 40 y 59 años de edad.

Respecto al seguro de vida, se han presentado 8,267 defunciones por el virus, por el cual se ha indemnizado a familiares con 1,683 millones de pesos. En este rubro, el monto promedio ha sido de 203,638 pesos.

Asimismo informó que 391 familiares han sido indemnizados con 50,000 pesos cada uno a través de la cobertura solidaria para los trabajadores del sector salud que han fallecido a causa de esta nueva enfermedad.


Respecto al anuncio de la producción de una vacuna, el vicepresidente de la AMIS refirió que “el sentimiento que todos tenemos es que necesitamos ya un remedio para una enfermedad tan grave como esta”.

Refirió que, desde el punto de vista del sector asegurador, la llegada de una vacuna disminuirá radicalmente los casos que se presenten por dicha enfermedad, lo que favorece a la industria.

“Es eso lo que nosotros estaríamos buscando (con la llegada de una vacuna) pero, más que nada, más que beneficiarnos a nosotros, lo que nos interesa es que como población regresemos a una vida normal”.