Moscú.- El líder de la oposición rusa Alexéi Navalni fue ingresado el jueves en cuidados intensivos en estado grave en un hospital de Siberia, tras sentirse mal en un avión, víctima de un "envenenamiento", según su entorno.

 

Navalni viajaba de Tomsk, en Siberia, a Moscú en un avión que tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia cuando el líder opositor empezó a sentirse enfermo, dijo su portavoz Kira Yarmysh.

 

"Estoy segura de que fue un envenenamiento intencionado", declaró Yarmysh en la radio Eco de Moscú. "Alexéi fue envenenado, intoxicado" y ahora se encuentra "en cuidados intensivos", había afirmado poco antes en Twitter.

 

El opositor está en la unidad de cuidados intensivos para pacientes de toxicología en el Hospital de Emergencia de Omsk N. 1, confirmó la agencia de noticias estatal TASS.

 

"Está en estado grave", precisó a la agencia el médico jefe del hospital, Alexander Murajovski.

 

"Alexéi sigue inconsciente, está conectado a un respirador artificial. El hospital llamó a la policía a petición nuestra", añadió Yarmysh en Twitter.

 

"Creemos que Alexéi fue envenenado con algo mezclado en su té. Eso fue lo único que bebió en la mañana", dijo la portavoz.

 

 

"Los médicos dicen que el veneno fue absorbido rápidamente a través del líquido caliente", agregó.

 

 

El jefe del departamento legal de la fundación anticorrupción que dirige Navalni, Vyacheslav Gimadi, aseguró en Twitter que "no hay dudas de que Navalni fue envenenado por su posición y sus actividades políticas".

 

También señaló que los abogados del opositor habían pedido una investigación por intento de asesinato a una persona pública.

 

El líder opositor, un abogado de 44 años, conocido por sus campañas anticorrupción contra altos funcionarios y sus críticas abiertas al presidente ruso Vladimir Putin, ya ha sido víctima de varios ataques físicos.

 

En 2017 sufrió quemaduras químicas en un ojo cuando unos individuos le arrojaron en la cara un líquido verde usado como desinfectante.

 

Perdió la consciencia

En julio de 2019, cuando purgaba una breve pena de cárcel, también afirmó haber sido "envenenado" con un "material químico desconocido" y fue trasladado a un centro hospitalario. Las autoridades dijeron que se trataba de una "reacción alérgica" y aseguraron que no habían encontrado "ninguna substancia tóxica".

 

"Fue envenenado en el centro de detención. Estoy segura de que ahora ha ocurrido lo mismo. Son síntomas diferentes, ostensiblemente con otro producto", declaró Kira Yarmysh a Eco de Moscú.

 

La portavoz dijo en la radio que había visto a Navalni en Tomsk el jueves por la mañana y que parecía estar "totalmente bien". "Sólo bebió té negro en el aeropuerto. Justo después del despegue, perdió la consciencia", añadió.

 

Un testigo envió una foto en las redes sociales de Navalni bebiendo en una taza de plástico en un café del aeropuerto.

 

La cadena de televisión rusa Life publicó un video grabado en el avión en el que se ve a socorristas dirigirse hacia la parte de atrás del aparato, donde un hombre parece gritar de dolor. Y la cadena Telegram 112 difundió otro video donde se ve cómo lo trasladan en una camilla hacia una ambulancia.

 

Alexéi Navalni y su organización, el Fondo de Lucha contra la Corrupción, son a menudo blanco de registros y multas. Sus seguidores son muchas veces detenidos.

 

Otro opositor ruso, Piotr Verzilov, fue hospitalizado en septiembre de 2018 tras enfermarse a la salida de una vista en un tribunal de Moscú. Fue trasladado a Berlín en estado "grave", donde permaneció varios días hospitalizado