Una gran cantidad de personas, incluso parejas y familias completas, se observaron paseando y haciendo compras en los primeros cuadro de la ciudad.

Esto sucedió, sin la sana distancia recomendada por las autoridades de Salud y algunas de ellas sin cubrebocas, caminaban por las calles, ingresaban a los locales y se detenían con los vendedores ambulantes.

Lo anterior a pesar de que el semáforo epidemiológico en la entidad se encuentra en rojo, lo cual incluye una restricción en la movilidad.