Una mujer de 90 ha sido la primera persona en el Reino Unido y el mundo en recibir la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech, informaron este martes los medios.


Margaret Keenan, de 90 años, fue filmada y fotografiada mientras se le administró la vacuna -en torno a las 6.30 GMT- en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra.


Los reguladores británicos dieron la semana pasada luz verde a esta vacuna, que a partir de este martes empezará a ser suministrada para los grupos más vulnerables del Reino Unido.


El Reino Unido comienza este martes a vacunar contra el COVID-19 a ancianos, a sus cuidadores y a otro personal médico, convirtiéndose en el primer país occidental que lanza una campaña de este tipo y advirtiendo que será larga y logísticamente complicada.


Las primeras personas contactadas por los servicios sanitarios tenían cita a las 08H00 (locales y GMT) en este día bautizado por el ministro de Sanidad, Matt Hancock, como “día V”, de vacuna… o de victoria.

Y desde primera hora de la mañana la expectación mediática se preveía muy fuerte para esta primicia en un país occidental.


“Los enfermeros estarán al frente y en el centro de la campaña como con todos los programas de vacunación”, explicó la directora del Real Colegio de Enfermeros a la radio privada LBC.


“Hay mucha experiencia en la profesión” con campañas masivas como la gripe, pero en este caso “la complejidad está en el tamaño” mucho mayor, agregó.


Cincuenta hospitales recibieron en los últimos días las primeras 800 mil dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech, la única autorizada por ahora en el Reino Unido, llegadas desde sus laboratorios en Bélgica.


País más castigado de Europa por la pandemia, con más de 61 mil 400 muertes confirmadas, el Reino Unido es el primer país occidental cuyo organismo regulador autorizó el uso de una vacuna.


Rusia comenzó a administrar la suya, denominada Sputnik V, el pasado fin de semana. En Estados Unidos y la Unión Europea, las respectivas agencias de seguridad del medicamento deben anunciar sus aprobaciones próximamente.


La campaña británica se hará en un primer momento solo en hospitales debido a la necesidad de mantener la vacuna de Pfizer/BioNTech a muy baja temperatura, entre -70ºC y -80ºC. Más adelante se establecerán mil centros de vacunación desde ambulatorios a polideportivos, anunció Hancock.


A su llegada, las dosis habían sido extraídas de sus cajas llenas de hielo seco por técnicos farmacéuticos y colocadas en congeladores especiales.


“Saber que están aquí y que estamos entre los primeros del país en recibir la vacuna, y por lo tanto los primeros del mundo, es simplemente increíble”, afirmó Louise Coughlan, farmacéutica jefe del hospital universitario de Croydon, en el sur de Londres.

 

Con información de Agencias