Con el fin de evitar un recrudecimiento de la pandemia en el estado de Chihuahua, el Secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, lanzó un llamado a la población a seguir las medidas preventivas y a no bajar la guardia este fin de año, con el fin de evitar un repunte de casos como el que se vivió el pasado mes de octubre.

 

Al comparecer ante los integrantes de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Fernández Herrera recordó el comportamiento que la pandemia ha tenido particularmente en Juárez y Chihuahua, que son las ciudades con mayor número de habitantes.

 

En este sentido, recordó que la semana epidemiológica 43, correspondiente al 18 de octubre, fue la que registró un mayor número de contagios con 4 mil 791, mientras que la semana 46 registró 377 defunciones, toda vez que al pasar a semáforo amarillo se relajaron las medidas preventivas.

 

Recordó que entre la semana 42 a la 48, se registraron el 56.6 por ciento del total de los decesos registrados durante toda la pandemia.

 

En este sentido, dijo que el estado de Chihuahua debe seguir con las medidas de prevención y la estrategia de contención del virus, toda vez que la vacuna podría llegar al estado para la población abierta hasta dentro de seis meses.

 

“Lo que nos queda es cuidarnos, Chihuahua ha hecho un gran trabajo, ya bajamos los indicadores que traíamos en octubre, aquí lo que pedimos es seguir insistiendo en el uso del cubrebocas” explicó.

Con el fin de reforzar la atención y detección de casos en las zonas alejadas, se encuentra en proceso de adquisición pruebas antígeno para detectar COVID-19, mismas que son de un alto grado de confiabilidad y permitirán realizarse en lugares remotos del estado.

 

Afirmó que gracias a las brigadas médicas que llegan a la zona serrana, se han podido detectar clínicamente los contagios y trasladar a los diversos hospitales a las personas que se encuentran en estado grave.