Los vínculos de Hollywood con el fútbol en general, y con el argentino en particular, son escasos. Viggo Mortensen posando en la alfombra roja de los Óscar con los colores de San Lorenzo, Stephen King mostrando un mate de Independiente en una escena de It 2, Vin Diesel pronunciando una frase que se viralizó en las redes: “Con lo poco que entiendo de este deporte me alcanza para saber que Lionel Messi es el mejor del mundo”. Y poco más: las películas y la pelota parecen elementos propios de dos mundos absolutamente extraños, que hasta se desconocen mutuamente.

Pero está Diego Maradona, aquel que todo lo pudo en una vida que parece propia de un filme. Y por eso mismo ha ingresado a la historia del fútbol en un lugar excluyente, y a la inmortalidad demasiado pronto: murió el miércoles 25 de noviembre. Y ambas circunstancias -sus genialidades como jugador, su muerte- todavía conmueven a George Clooney, una de las figuras más relevantes del cine mundial.

Así lo terminó revelando en una entrevista con Teleshow, que estaba motivado por su nuevo filme, Cielo de medianoche, y que derivó en unas sentidas palabras sobre El 10.