El Ministerio de Asuntos Exteriores de España presentó nueva extensión a la medida para exigir pruebas negativas al coronavirus, que afecta a México, así como a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

La medida del país europeo dirigida a naciones de América Latina estará vigente hasta el 7 de marzo.

Aunque alargaron la restricción a trece países iberoamericanos, sacaron a Costa Rica de la lista, por lo que ya no es obligatorio que los viajeros de ese países lleguen a España con una prueba negativa.

La medida comenzó el 23 de noviembre y aplica para viajeros aéreos y marítimos provenientes de países de alto riesgo de COVID-19 como México.

El viajero tiene que practicarse la prueba PCR 72 horas antes de llegar a España.

El criterio para definir países de riesgo es que tengan incidencia de 150 casos confirmados por cada 100 mil habitantes en los últimos catorce días.