Ramírez Nava aceptó durante un Juicio de procedimiento abreviado haber privado de la vida a Irene Nava Macías, en hechos que se registraron el 24 de julio de 2020, al interior de un domicilio ubicado en la colonia Zaragoza, por lo cual, fue sentenciado a 20 años de cárcel.

 

 

De acuerdo a la investigación ministerial, el matricida hirió con un arma blanca a la víctima hasta provocarle la muerte, siendo detenido momentos después de que cometió el crimen por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

 

Caso en el que un Agente del Ministerio Público de la FEM, aportó las pruebas periciales y testimoniales que demostraban la culpabilidad del ahora sentenciado.