Amber Heard estaría en un serio problema legal por falsificar las pruebas para demandar al también actor,Johnny Depp donde lo acusó de violencia doméstica, con fotografías donde se le apreciaban moretones.

Las leyes de California condenan hasta con 3 años de prisión a quien altere, modifique, siembre, oculte, fabrique o manipule cualquier evidencia física con la intención de que otra persona sea acusada de un crimen.

La batalla legal inició cuando Amber denunció a Jhonny, alegó que este la había golpeado antes de su aparición en un programa de televisión.

Sin embargo fue su estilista, Samanta McMilen quien desmintió las declaraciones, pues ambas se encontraron y Amber no tenía ninguna evidencia de maltrato físico.