Este miércoles 7 de abril presentó la EMA su informe acerca de los casos reportados de trombosis en personas que recibieron la vacuna Vaxzevria (de AstraZeneca y la Universidad de Oxford).

El comunicado oficial de la autoridad reguladora sentencia:

"El comité de seguridad de la EMA ha concluido hoy que los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deberían incluirse como efectos secundarios muy raros", en la vacunación.

Sin embargo, estos coágulos ocurren en muy escasas ocasiones, por lo cual los beneficios de la vacuna superan los posibles riesgos con creces.

Así que la EMA pidió a autoridades sanitarias de los países de la Unión Europea (UE) a coordinar esfuerzos para evitar desinformación sobre el fármaco contra COVID-19.

Científicos han expresado que de hecho la vacuna previene coágulos porque evita casos graves de COVID-19 y uno de los efectos más vistos en la enfermedad son casos de trombosis.

El MHRA -autoridad británica en fármacos- y la empresa AstraZeneca hicieron revisión detallada de todos los casos reportados en Reino Unido de supuestas trombosis y descartaron con los resultados preliminares que la vacuna provoque coágulos.

Aunque también continúan con las investigaciones, luego de detectar cuatro casos de trombosis por cada millón de británicos vacunados, que tal vez habrían tenido coágulos de todos modos si no hubieran recibido la dosis.