La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) de Reino Unido suspendió temporalmente la administración de la vacuna de AstraZeneca/Universidad de Oxford para jóvenes con menos de 30 años de edad.

El director médico para Inglaterra, el profesor Jonathan Van-Tam, declaró que se trata una “corrección de curso” en el plan de vacunación contra COVID-19 de Reino Unido que ha sido “muy exitoso”.

Destacó que los beneficios de la vacuna son enormemente superiores a los riesgos, aunque a los jóvenes de 18 a 29 años les ofrecerán otras alternativas de vacunas como la de Pfizer/BioNTech o la de Moderna.

Hasta el momento han detectado 79 coágulos de sangre en Reino Unido de entre más de 20 millones de personas que han recibido al menos una dosis de la vacuna de Oxford.

Inicialmente descartaban que la vacuna los provocara pero recientemente encontraron que en muy raras ocasiones sí puede causar las trombosis, según anunció este miércoles la EMA, autoridad en medicamentos de la Unión Europea.

"El comité de seguridad de la EMA ha concluido hoy que los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deberían incluirse como efectos secundarios muy raros", declaró la agencia de medicamentos europea.

Expertos han señalado que visto a gran escala, la vacuna incluso evita coágulos de sangre, mucho más que el riesgo de provocarlos, porque previene COVID-19, enfermedad que provoca trombosis.