El falso cambio de marca tuvo lugar el 29 de marzo, cuando la subsidiaria estadounidense de Volkswagen publicó "accidentalmente" un borrador de comunicado de prensa sobre el cambio de nombre a "Voltswagen" en un guiño al impulso de la compañía más grande hacia los vehículos eléctricos.

Después de que algunos medios informaron sobre esa admisión aparentemente errada, la compañía siguió con un comunicado de prensa oficial el 30 de marzo, que incluía citas del CEO de Volkswagen of America, Scott Keogh, afirmando que el cambio realmente estaba sucediendo.

Al final, el truco resultó ser una bromca, y varios medios de comunicación, incluida Associated Press, dijeron que los representantes de Volkswagen of America mintieron y les dijeron que el cambio de nombre realmente estaba sucediendo.

El precio de las acciones de Volkswagen aumentó hasta un 12.5% en un momento, el equivalente a miles de millones de dólares de valor de mercado.

Actualmente, no está claro qué es lo que la Comisión de Bolsa y Valores está específicamente interesada en descubrir, o qué leyes podría haber violado VW en primer lugar.

No obstante, la agencia persigue anteriormente al CEO de Tesla, Elon Musk, por tuitear cosas que resultaron no ser ciertas sobre su empresa.