Para tener en cuenta una mayor variedad de situaciones en los países, incluida la circulación de más variantes transmisibles y el uso de nuevos test, la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó su guía de estrategias de pruebas contra el Covid-19.


Como principal novedad, recomienda que, si se sospecha de una infección por SARS-CoV-2, también debería someterse a pruebas cualquier persona que cumpla la definición de caso sospechoso, independientemente de su estado de vacunación o de una infección previa por el virus.


“En la actualidad, se dispone de pocas pruebas sobre la medida en que las personas parcial o totalmente vacunadas o previamente infectadas pueden contribuir a la transmisión”, detalla la OMS. “Además, existe un riesgo permanente de escape de la vacuna y de reinfección debido a variantes del SRAS-CoV-2 con propiedades inmunogénicas alteradas”.


Así, recomienda que los casos sospechosos entre las personas con inmunidad se sometan a pruebas PCR y, si son positivos, se remitan a la secuenciación.


“Si es una práctica rutinaria realizar pruebas a los contactos, los contactos asintomáticos que estén totalmente vacunados o tengan antecedentes de infección previa también pueden ser sometidos a la prueba según el criterio clínico“, esgrimen.


La realización de pruebas de diagnóstico oportunas y precisas es una herramienta esencial para prevenir y controlar la propagación de la Covid-19, justifica el organismo sanitario internacional de Naciones Unidas en su documento.


La guía actualizada describe las recomendaciones para las estrategias nacionales de pruebas y el uso de la PCR y las pruebas rápidas de antígenos en diferentes escenarios de transmisión de Covid-19, incluyendo cómo se podrían racionalizar las pruebas en entornos de bajos recursos.


“Todas las pruebas deben ir seguidas de una fuerte respuesta de salud pública que incluya el aislamiento de los que den positivo y la prestación de cuidados, el rastreo de los contactos y la cuarentena de los mismos”, apunta el documento.