Honduras.- El domingo 4 de julio, alrededor de las 22:00 horas, Lisby “N”, de 18 años, asesinó a Adonay “N”, de 50 años, en el Motel Palmera, en el centro de la ciudad de Olanchito Yoro, Honduras.


Lisby lo baleó porque él la había violado cuando era niña y ese domingo intentó abusar de ella otra vez. Por eso lo mató, según versiones encontradas de medios hondureños.


Testigos narraron que escucharon las detonaciones al interior de un cuarto del motel y cuando los policías llegaron encontraron al presunto abusador muerto y a la asesina sentada a su lado, con un arma de fuego en las manos.


Otros medios contaron que el dueño del hotel alertó a las autoridades sobre la presencia de un cadáver en una habitación, con un impacto de bala en la cabeza y que la mujer se ocultaba en una pulpería cercana.


A los agentes policiacos les contó que ella cometió el crimen porque el sujeto fallecido había abusado de ella cuando era niña, según unos medios locales. Unos más señalaron que ella lo mató porque intentó abusar de ella en ese lugar.


Al parecer, años después reencontró al sujeto, lo convenció de salir con ella y encontrarse en el motel, donde lo mató, pues nunca obtuvo justicia por la vía legal.


Lisby está detenida en la prisión de la localidad mientras se realizan las investigaciones correspondientes y espera un juicio para ser sentenciada u obtener su libertad.


“El ahora occiso fue identificado como Adonay Carbajal de 51 años. Además, una joven de 18 años fue capturada tras el hecho; se refugiaba en una pulpería, pero agentes policiales la encontraron. Dijo haber cometido el asesinato porque el ahora fallecido abusó de ella”, indicó HCH Televisión Digital.



Tomado de proceso.