La cantante Yuri habló abiertamente de las secuelas que le dejó el COVID-19, entre ellas le diagnosticaron disautonomía.

Yuri declaró: “estuve bastante enfermita. Gracias a Dios pude detectarlo a tiempo, fui con un neurólogo, dos neurólogos, me detectaron que tengo disautonomía, que no es de muerte, pero sí es muy difícil”.

Fue a causa de desmayos que Yuri decidió buscar ayuda médica de un especialista, pues es uno de los síntomas principales, reveló que también padecía incontinencia, taquicardia, temblores, ataques de ansiedad y caída excesiva de cabello.

Los médicos mantienen a Yuri bajo tratamiento para controlar su presión y evitar los síntomas que la aquejaban.