Los hechos por los que Enrique M. J., fue juzgado ocurrieron el 06 de febrero del año 2020, cuando acudió al establecimiento ubicado en la calle Juan Escutia y mediante el uso de un arma de fuego despojó a los empleados de dinero en efectivo.

 

Iniciadas las indagatorias del caso por parte de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Robo, se identificó su participación en los hechos y se le detuvo con una orden de aprehensión girada en su contra.

 

Ante las pruebas irrefutables que demostraron que cometió el delito, Enrique M. J., aceptó su responsabilidad apegándose a un procedimiento abreviado, a través del cual un Juez le dictó la sentencia.

 

Cabe hacer mención que el ahora sentenciado también enfrenta un proceso penal por el delito de robo de vehículo.