Mauricio Cerón y Patricia Gómez, quienes eran peritos de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), fueron detenidos y vinculados a proceso por su probable responsabilidad en obstaculizar las indagatorias del caso Ayoztinapa por el que fueron desaparecidos 43 estudiantes en Iguala, Guerrero.


A través de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa, la actual Fiscalía General de la República logró que un juez de control otorgara procesar a los ex funcionarios públicos, derivado de crímenes cometidos contra jóvenes estudiantes en 2014.


De acuerdo con el reporte, los dos imputados estaban adscritos a la Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR.


Presuntamente, ambos realizaron actividades en el Río San Juan el 28 de octubre de 2014, lo cual derivó en la obstaculización de la investigación acerca del paradero de los 43 estudiantes desaparecidos.


“En consecuencia, el Ministerio Público Federal (MPF), aportó los datos de prueba al Juez de Control Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, quien vinculó a proceso a estas personas y fijó un plazo de seis meses para la investigación complementaria”, destacó la ahora FGR.