Juan Antonio Ferrer, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), se reunió con los titulares de las secretarías de Salud de los 32 entidades del país y con otras instituciones del sector, para evaluar la estrategia ante la presencia y avance de la variante Ómicron en México.

A través de su cuenta de Twitter, el Insabi informó que como parte de las estrategias se planteó incrementar la cobertura del Plan de Vacunación contra la COVID-19 a mayores de 15 años, así como la aplicación de dosis de refuerzo para los mayores de 60 años, personal de salud y docentes; así como favorecer la atención ambulatoria tanto de casos sospechosos como de confirmados.

Como parte de esta atención -detalló el Insabi mediante un hilo en Twitter- se instalarán módulos en Centros de Salud y Hospitales en donde se harán pruebas para: identificar a pacientes sospechosos del virus, detectar comorbilidades, prescribir tratamiento y realizar seguimiento si dan positivo al coronavirus.

Y es que los últimos días se ha registrado un alarmante incremento de los contagios a causa del COVID-19 en varias partes del país.

El más evidente se ha registrado en la Ciudad de México (CDMX) en donde cientos de personas abarrotan las farmacias que cuentan con la prueba de detección de antígenos del coronavirus, toda vez que en las instituciones de salud pública les negaron el servicio.

Ante esta situación, el gobierno capitalino anunció el incremento en el número de pruebas para detectar casos de COVID-19, la ampliación del horario de los 117 centros de salud y la instalación de módulos en siete centros comerciales.

Las autoridades de salud de la CDMX y de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) detallaron que a partir del martes 4 de enero los 117 centros de salud operarán de 8:00 a 14:00 horas, mientras que el horario en los módulos de los centros comerciales será de 11:00 horas y hasta agotar 50 pruebas. Con estas modificaciones, se busca pasar de las 10 mil a las 20 mil pruebas diarias.

El mismo martes, se informó de forma oficial que México superó los 4 millones de contagios totales de COVID-19 desde el inicio de la pandemia en el país.

A través del reporte técnico de la Secretaría de Salud del gobierno federal, las autoridades sanitarias informaron se presentaron 15 mil 184 nuevos contagios en solo 24 horas, una cifra que no se veía desde el pasado 8 de septiembre.

Con estos números, se alcanzaron los 4 millones 8 mil 648 de casos confirmados desde el inicio de la emergencia sanitaria. Además, también se incrementaron los decesos al reportarse 130, para sumar un total de 299 mil 711 en total.

Las 10 entidades del país con más casos confirmados acumulados son: Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Jalisco, Tabasco, Puebla, Veracruz, Sonora y San Luis Potosí, que en conjunto mantienen el 65% de todos los casos en el país.

AMLO insiste en el regreso a clases presenciales

Pese a la evidencia de este alarmante incremento en los contagios, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insiste en que todos los niveles educativos del país deben regresar a las clases presenciales.

En su conferencia mañanera del martes 4 de enero, AMLO volvió a enviar un mensaje a las universidades del país, al asegurar que “ya se pasaron” para regresar a las aulas.

“Y vuelvo a hacer un llamado respetuosamente a las universidades, porque ya se pasaron; son muchas universidades que no regresan a clases presenciales. Porque nada sustituye a las clases presenciales, además no todos tienen oportunidades de contar con internet, la escuela es el segundo hogar”, insistió.

Al hablar del regreso a clases en todos los niveles educativos, López Obrador resaltó que la mayoría de los estados volvieron a clases a nivel básico, y que sólo algunos estados decidieron esperar una semana, pero que de igual forma están preparándose para regresar a las escuelas.

“Nosotros lo que estamos recomendando es que se regrese a clases, no hay problema mayor, aquí vamos a estar informando. Los papás y las mamás nos ayudan mucho, si un niño está con problemas de garganta, se siente mal, pues que no vaya a la escuela y se quede en casa. Si está bien, no hay problema que vaya; hay controles también en la escuela. Tenemos que seguir con clases presenciales”, reiteró.

Tras mencionar lo anterior,  retomó el llamado al nivel superior, pues “es donde lo están pensando bastante, entonces yo creo que ya es tiempo de que se normalice todo lo educativo”. El presidente añadió que el gobierno estará al pendiente en este tema “porque todo esto se politiza”.