Juárez. - Luis Manuel Barraza Torres fue sometido a actos de tortura por agentes de la Fiscalía de Chihuahua para que se declarara culpable por su presunta participación en una masacre perpetuada en la colonia Felipe Ángeles.

Luego de 16 meses fue absuelto por falta de pruebas y apenas logró que se ordenara al estado el pago de una indemnización por los daños que le acusaron.

La comisión Ejecutiva de Atención a Víctima (Ceave) ordenó el pago de más de un millón de pesos como indemnización por la tortura cometida por agentes de la FGE.

Además del monto económico se ordenó la eliminación de cualquier antecedente judicial, penal y policiaco derivado de la detención de que fue objeto, asimismo, la eliminación de notas periodísticas de todas las plataformas digitales y en los archivos de medios de comunicación relacionadas con el arresto.