Ebrio llega a su casa, se acuesta a dormir y muere, por lo que las autoridades trabajan en el caso para saber  que es lo que sucedió.

Quien ebrio llega a su casa y se acuesta a dormir  para ya no despertar, vivía en Santiago Papasquiaro, Durango, se conoció esta mañana.

El hoy finado respondía al nombre de Rafael Cepeda Cabrera, contaba con 44 años de edad y radicaba en el fraccionamiento Real de Santiago.

Lo que se sabe extraoficialmente del lamentable caso, es que durante la noche de ayer, unos amigos lo llevaron a su casa.

Esto, luego de que en algún lugar ingirieron bebidas embriagantes, lo acostaron en su cama para enseguida retirarse cada uno a sus domicilios.

Minutos más tarde, su esposa Alma Parra Meraz, ella de 34 años, percibió que tenía dificultades para respirar, ante lo que solicitó auxilio.

Sin embargo,  Cepeda Cabrera dejó de existir y por eso avisó a las autoridades competentes, las que dieron fe de los hechos.

El Agente del Ministerio Público ordenó que se le practicara la autopsia ley,  por lo que lo trasladaron a la Unidad de la Fiscalía General del Estado (FGE), en esa población lagunera.

Aunque se cree que falleció a causa de infarto, esta diligencia rebelará la causa del deceso.