Una petición con más de 200 mil firmas exige liberar a tres jóvenes de Texas que fueron detenidos por su participación en el homicidio de un hombre. La víctima presuntamente había abusado sexualmente de la hermana de los agresores.

Hace una semana, dos hermanos de la ciudad fronteriza de McAllen, Alejandro y Christian Treviño, de 18 y 17 años respectivamente, se enteraron de que su padrastro, Gabriel Quintanilla, había abusado de su hija de 9 años.

Cuando los hermanos confrontaron al hombre de 42 años, el intercambio de palabras se convirtió rápidamente en una pelea a golpes. Quintanilla intentó huir de su domicilio, pero fue alcanzado por los hermanos Treviño, quienes recurrieron a la ayuda de un amigo, Juan Eduardo Meléndez, también de 18 años.

Quintanilla intentó escabullirse por segunda ocasión, pero los adolescentes lograron atraparlo y le propinaron una brutal golpiza con nudillos de metal, a tal grado de dejarlo por muerto en un terreno baldío. Cuando el cuerpo fue descubierto el 20 de enero, ya no mostraba indicios de vida.

Según la policía de Pharr, una ciudad colindante a McAllen, Quintanilla era buscado por la justicia, acusado de abusar sexualmente de una menor de edad en varios ocasiones entre 2014 y 2016. Las autoridades no habían tenido rastro de este individuo desde 2019, hasta que fue hallado muerto.

Dos de los tres adolescentes enfrentan cargos por homicidio, por lo que está la posibilidad de que pasen el resto de sus vidas en prisión. Por el momento, los tres jóvenes seguirán con su proceso encerrados, a menos de que puedan pagar la fianza de 1 millón de dólares.

“Pedimos que el estado de Texas libere a estos adolescentes, quienes posiblemente podrían pasar el resto de su vida en prisión por proteger a su hermana”, exige la petición dirigida al gobernador de Texas, Greg Abbott.